“La cura es la piedra angular de nuestra práctica”
Visítanos
RONDA PEDRÓ, 12
Llámanos al
972 771 475
Envíanos un Email
[email protected]
Horario
Lun - Vie: 8:00am - 8:00pm

TERAPIA ACUÁTICA Y COLUMNA VERTEBRAL

Un 80% de la población sufre dolor de espalda alguna vez en su vida. La salud estructural de la columna se mantiene mediante cuatro curvas naturales, las que le proporcionan flexibilidad y aumentan la capacidad de absorber las fuerzas de compresión. La vida sedentaria hace que la columna se vaya redondeando y pierda esta capacidad.

La terapia acuática es una forma muy completa de recuperar y mejorar el equilibrio de la columna. El hecho de trabajar en el agua permite que los movimientos se realicen sin sobrecargar las articulaciones gracias al mecanismo de la flotación. Por otra parte, la resistencia y las turbulencias que ofrece el agua permiten aumentar progresivamente las cargas de trabajo a la hora de tonificar y potenciar la musculatura. Cabe destacar también el efecto relajante del agua.

La actividad física en el agua conlleva varios beneficios:

mejora la capacidad pulmonar

mejora las funciones del sitema endocrino, nervioso y linfático

mejora la circulación sanguínea

aumenta la oxigenación de los tejidos

aumenta la capacidad funcional muscular y articular

fortalece el organismo y actúa a nivel preventivo

mejora el bienestar y la salud en general

tiene un componente lúdico que ayuda a convivir con la patología

Son candidatas a hacer terapia acuática, si no hay ninguna contraindicación médica, todas aquellas personas que sufren lesiones osteo-articulares, alteraciones de columna vertebral, enfermedades reumáticas, dolores musculares y articulares, así como quien quiera hacer prevención y mejorar la calidad de vida . Basta un dominio mínimo del medio. Hay que estar familiarizado con el medio acuático para las actividades en la piscina poco profunda y ser capaz de desplazarse por las que se hacen en la profunda.

Entre las diversas actividades en piscina dirigidas por fisioterapeutas destacamos las siguientes:

Acua salud en piscina poco profunda: ejercicios para personas con poco dominio del medio acuático, personas de edad más avanzada y personas con una disminución de sus capacidades físicas, por enfermedad o lesión.

Acua salud en piscina profunda: ejercicios para personas con un buen dominio del medio acuático, personas más jóvenes o con mejor condición física.

Natación terapéutica: natación adaptada a las deformidades o patologías del usuario. Para esta actividad es imprescindible saber nadar correctamente.

Natación para embarazadas: natación para aliviar las molestias derivadas del embarazo y para mejorar la condición física de cara al parto.

Es importante que los grupos sean poco numerosos para que el fisioterapeuta pueda personalizar y corregir los ejercicios durante las sesiones. El material auxiliar y la creatividad del fisioterapeuta pueden conseguir una gran diversidad de ejercicios, adecuados para cada caso particular.

 

 


 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *